sábado, 20 de marzo de 2010

Para leer entre todos Deuda Externa entonces, Deuda Interna. Por Claudia Rodríguez


El otro día en el cumpleaños de mi abuelo, después de apagar las velitas, ¡se armó un lío!...
¡Que la deuda hay que pagarla! ¡que la deuda no hay que pagarla!
Con mis primos no entendíamos demasiado. Pensábamos que hablaban de lo que se debía en el almacén o algo así. Pero no. Hablaban de la Deuda Externa.
Mi tío Cacho decía que era injusto, que el pueblo no había pedido nada y que la tenían que pagar los responsables.
Claro,dijo exaltada mi tía Pocha, pero ¿quién es el responsable?
Se hizo un silencio que se rompió cuando Fede, que es mi primo que va a noveno dijo:
Nosotros en la escuela aprendimos que el problema de la Deuda Externa es un problema reviejo. El asunto es que en 1976 hubo un golpe militar. Los ministros de economía que no eran militares -pero que pensaban como ellos- decretaron que lo que algunos poderosos habían pedido prestado se convertía en una deuda de todos. Lo que no entiendo es porqué se transformó en un problema de todos.
Entonces ahí, el abuelo explicó: estos señores poderosos pidieron plata prestada a bancos de otros países y no la usaron para que el país creciera, sino para ¡sus propios negocios!. En vez de usar la plata para crear nuevas fábricas, o tener mejor los campos, iban trayendo cosas que se fabricaban en otros países y eran rebaratas.
¡Sí señor! ¡Muy bien explicado! aprobó mi tío Luis.Y gracias a esas ideas es que nos quedamos sin fábricas, por eso poquito a poco somos más los desocupados.
Luego siguió diciendo que por culpa de unos ladrones ahora todos debíamos la plata.
Encima de todo -agregó la tía Pocha- los gobiernos siguen pidiendo y pidiendo de prestado y cada vez estamos más endeudados.
Cuando la tía dijo así, yo la codeé a Mariel con gesto de entender poco y ella me hizo señas como para seguir escuchando.
El asunto, dijo Esther que es mi vecina, es que ahora ya está. Estamos metidos en el baile y debemos de bailar.
¡Nooooooo! gritó mi tío Cacho. Algo tienen que hacer los que gobiernan y para que se tome una decisión de esa importancia PAGAR, NO PAGAR o CÓMO PAGAR, el pueblo o sea to-dos-no-so-tros tenemos que pensar muy bien qué cosas vamos a hacer para que no nos sigan endeudando y el país de una vez por todas empiece a caminar.
Cuando el tío dijo así, me acordé que para las fiestas de fin de año hubo un presidente que había dicho que no había que pagar la deuda, y que algunos en el Congreso lo aplaudieron. En las marchas y en los piquetes muchos llevan carteles que dicen NO PAGO A LA DEUDA EXTERNA.
Me pregunto entonces, ¿quiénes tendrán la razón?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada