domingo, 30 de junio de 2013

Lo digital y el escenario educativo, ideas para iniciar el debate

El universo digital y tecnológico parece ser que no reconoce frontera. Las innovaciones se suceden y el paisaje social cambia cada vez más. Los modos de relación se redefinen ante un panorama vertiginoso de cambio constante. En este sentido, la escuela se paraliza o –en el mejor de los casos- corre a poca velocidad para no quedar fuera del nuevo escenario. Los actores docentes se ven interpelado por una serie de demandas que portan los alumnos. Se hace cada vez más evidente y necesario transitar circuitos de formación que acorten la brecha entre la institución escuela y las exigencias del entorno.


Este panorama resulta desafiante a nivel de políticas educativas, en este sentido la dotación de equipamiento a través de cualquier programa que se defina es un paso necesario pero no suficiente; “La tecnología por sí sola no constituye un aporte a la escuela. La innovación tecnológica es un proceso que se desarrolla afuera y por lo tanto responde a lógicas ajenas a la escuela”. El gran desafío lo constituye la actualización docente para poder operar con nuevas herramientas que sumadas a las tradicionales vienen a potenciar el proceso de calidad en enseñanza aprendizaje.
El docente debe reconocer que los sujetos que hoy habitan el microespacio escolar portan demandas que en otro tiempo no existían y que para poder abordarlas deben estar preparados, al decir de Kozak “La transmisión de información deja de ocupar su centralidad característica y se vuelve necesario enseñar las formas de diferenciar la información válida y confiable de la que no lo es. Una vez desarrolladas estas competencias, quedará mucho espacio para la indagación, la experimentación y la comprensión”.


Tal vez el interrogante mayor que debemos empezar a responder, o al menos a ensayar respuestas refiere a cuáles son los saberes que debe disponer un docente en una escuela atravesadapor lo digital/tecnológico. En ese sentido, podemos hacer presente lo que expresa Henry Jenkins en la entrevista que le realizara Ines Dussel cuando expresa “(…) las competencias más técnicas  son competencias importantes, pero no suficientes. Lo fundamental son las competencias sociales y culturales que tienen que ver con plataformas trans-mediáticas, es decir, que están en varios medios. Aunque no sepamos muy bien para dónde va la tecnología, hay cosas que sí sabemos que necesitamos saber  (…): cómo compartir conocimiento, cómo saber trabajar en redes y distribuir información, cómo reapropiarse/remixar contenidos, cómo el juego es una fuente de descubrimientos, o cómo trabajar con visualizaciones y simulaciones. Todas estas competencias están vinculadas con la tecnología, pero podemos tener distintas tecnologías con las que desarrollarla. Podemos tener escuelas con muchas máquinas o con pocas máquinas, pero lo importante es desarrollar estos “hábitos de la mente”  (…), estas formas de pensar que son las que organizan nuestra relación con el mundo de los nuevos medios”.
Es tarea ineludible el trabajo con el colectivo docente y con la Institución escuela, para que cualquier intento transformador genere un alto impacto con las debidas consecuencias en los sujetos alumnos.




1 comentario:

  1. La sociedad cambia y con ello cambia el rol docente frente a la tecnología, el asumir ese cambio implica capacitarse continuamente en como poder aplicar las herramientas tecnológicas, y de la forma correcta. Por eso es necesario instruirse en el uso de esas herramientas, para poder llevar a cabo lo que demanda la tecnología en este caso en el entorno educativo.
    Y me parece interesante compartir lo que aporta Livingston, P. (2009), 1 to 1 learning, Washington, International Society for Technology in Education. Con respecto a esto señala una diferencia entre asistente y herramienta:Diferencia según levingston de herramienta y asistente

    La autora cita un trabajo de Nair (2000):

    “Me refiero a las computadoras en la clase como ‘asistentes digitales para la enseñanza’ a partir de conceptos de expertos y también de mis observaciones personales de la forma en la que los chicos interactúan con las computadoras.”

    Según explican estos autores las herramientas están diseñadas para realizar una actividad primaria (un martillo, clavar clavos) mientras que los asistentes tienen varios propósitos: escribir, leer, estudiar, aprender, investigar, organizar, confirmar información, resolver problemas, publicar, presentar, conectar ideas y crear nuevas formas de entendimiento. Dice Livingstone:

    “Un asistente digital puede ser como base de datos para trabajo y archivos, agenda para proyectos, publicador para informes y ponencias y un conducto para infinitos recursos on line. Es un comunicador que permite mensajes instantáneos y acceso al blogging, una calculadora y un procesador de fotos y videos. Es un dispositivo que permite a los estudiantes pensar, analizar, presentar, escribir, leer, investigar, revisar, comunicar, preguntar, poner, crear, hacer hipótesis y publicar. (…) Pueden expandir sus estudios, demostrar y comunicar lo que aprendieron.”
    y por último una frase que resume un poco lo que trato de plasmar:
    En un mundo donde el conocimiento se construye de manera diferente hay que enseñar y aprender de manera diferente.

    ResponderEliminar