viernes, 8 de enero de 2010

La realidad escolar hoy; barajar y dar de nuevo.



























Por Silvina Carla Porpatto.

Un tablero, una mesa, un paño donde los naipes se dejan caer, juegan, adquieren vida propia e interactúan según reglas precisas y preestablecidas. Sin embargo; ¿qué sucede cuando las reglas cambian? ¿Qué podemos hacer cuando en el juego se esconde la trampa? ¿Cómo actuar ante la carta marcada?, por último ¿tiene sentido el juego cuando ya no se sabe de cual se trata?

La escuela, en la encrucijada actual, puede asumir con comodidad esta metáfora. Un juego controvertido, cuyas reglas son con frecuencia impugnadas o ignoradas.

Vivimos, no decimos nada nuevo, un tiempo de cambios, una época vertiginosa en la cual la sociedad parece haber perdido el rumbo. Las viejas respuestas no satisfacen o resultan inoperantes, las nuevas sólo son provisionales.

Así, en la instalación del concepto de cambio como organizador de la realidad y del conocimiento, se va configurando lo que desde la filosofía se ha llamado el posmodernismo: la indeterminación, la incertidumbre y la inestabilidad de la verdad como verdad única, de la realidad como objetiva, de la decadencia de los metarrelatos, de la globalización de la cultura, de la subjetividad como posibilidad de comprensión e interpretación del mundo.
Como consecuencia los sistemas educativos también están cambiando y exigen nuevas concepciones de escuela y por ende de la enseñanza.

Naipes, para volver a la metáfora inicial, agitados por jugadores que, superando la estupefacción y la queja, proponen mirar de frente a estos cambios como un desafío y un estímulo para la acción transformadora.

1 comentario:

  1. Hola silvina
    El posmodernismo puede ser deconstruido bajo dos perspectivas, una hacia el interior de las artes en desmedro de las posiciones fijas y preestablecidas
    La otra como un pensamiento neoconservador que miente sobre los escenarios mundiales , miente sobre las situaciones de millones de seres que ven del capitalismo la peor de sus caras: el capital imponiendose sobre cualquier cosa(vida humana, medio ambiente).
    En ese sentido la escuela (o mejor aún "las escuelas") ha perdido la dimensión política de la vida humana, tiene miedo a pensar "politicamente", no entiende mucho su rol porque quedo "vaciada" desde la Dictadura hasta el Menemismo de su sentido social, "la igualacion" y cree ocupar un lugar "neutro"
    creo que barajar y dar de nuevo podría plantearse en relacion a reconstruir en la escuela el lazo social roto por dictaduras (en dictadura real y en pseudo democracias) la construccion de una sociedad en que quepamos todos ... y en que la escuela no se asuste de la política como construccion precisamente de esa sociedad
    EDITH

    ResponderEliminar