sábado, 3 de abril de 2010

¿CÓMO ELEGIR UN BUEN LIBRO ?

Debemos confesar, en principio, que si bien los docentes gozamos de amplia libertad para seleccionar los materiales a utilizar, no es habitual que la formación docente incluya una preparación para evaluar las características de los recursos didácticos, ni siquiera de los libros de texto, cuyo uso es práctica generalizada en la enseñanza.
Por eso ocurre que se transmiten de boca en boca ciertas apreciaciones sin fundamento, como: "Si el libro de primero está en mayúsculas de imprenta, es constructivista" o "Tiene textos muy largos, es difícil" o "Lo importante es que tenga ilustraciones, que llamen la atención a los chicos por el colorido". También son muy difundidos ciertos supuestos acerca de una secuencia correcta y única para presentar las letras, o, también, sobre la importancia de que el trazado de las letras en cursiva responda a cierto formato.
Aspectos como el tipo de grafismos utilizados, la extensión del texto y las ilustraciones no hacen a la concepción didáctica del libro, por lo que, aunque pueden tener cierta importancia, deberíamos considerarlos como accesorios y no como centrales. Desde el punto de vista de la enseñanza podemos establecer como criterios relevantes:

Que el texto presente la lectura y la escritura en contextos significativos, es decir, que sean coherentes con el medio cultural de los niños y les resulten comprensibles. Por ejemplo, en Saltimbanqui 3, se explica el concepto de identidad lingüística en forma adecuada.
Que el libro despierte el interés por la lectura y la escritura, brindando el placer de leer y escribir. En la serie Saltimbanqui, se desarrolla un relato central con protagonistas estables en cada libro, y además, se presentan textos literarios para disfrutar y para estimular la producción, como esta propuesta de Saltimbanqui 1
Que facilite el estudio sistemático de distintos aspectos de la lengua escrita, como el código y los diversos tipos textuales. En este sentido, la propuesta actual es presentar los textos en sus formas de circulación social, completos, con todas las tipografías habituales. Y reforzar la vinculación entre los conocimientos previos de los chicos (la lengua oral) y la escritura. Saltimbanqui 1 incluye una sección denominada "Los sonidos y las letras", para facilitar el reconocimiento de estas relaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada